Lecturas recientes

Crónica de un inédito

Horas cruentas es un libro de casi cuatrocientas páginas sobre un libro que nunca llegó a publicarse. Lo peor de todo es que lo he disfrutado.

Una amistad

Dos amigos es esto y nada más que esto: la historia de dos amigos rusos a mediados del siglo XIX. Nada más y nada menos: una delicia.

La búsqueda del tiempo perdido

Virtudes (y misterios) es el retrato de una familia, un homenaje que el autor rinde a su estirpe y no un ajuste de cuentas. Algo poco habitual en la literatura. Y en la vida.

Aprender a decir adiós

Adiós fantasmas es una novela delicada con un mensaje duro: para avanzar es necesario superar el pasado.

Una hija que no fuera yo

Una mujer no es una obra de ficción, pero utiliza todos los recursos que una buena obra de ficción debe utilizar.

El hombre sin amor

Limónov pertenece a ese grupo de autores interesados en que no se pueda distinguir entre su vida y su obra porque consideran que su mejor obra es su vida y «[e]n la vida —escribe Tania Mikhelson en el epílogo—, como en la literatura, todos los géneros son buenos excepto los aburridos. Y Limónov los barajóSigue leyendo “El hombre sin amor”


¿Quieres recibir mis próximas recomendaciones? Únete a mi lista de correo.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.