Masculino singular

Ingredientes: Un autor de novelas eróticas. Una presentadora de televisión capaz de enamorarse de una foto. Media mujer de su casa (a ser posible una entera). Un amigo homosexual y rubia con carrera universitaria. Una pizca de cantautor cubano. Elaboración: Se deja macerar (a solas) el autor de novelas eróticas durante seis capítulos y luego se le despide. Acto seguido, se le pone a tiro una presentadora de televisión lo suficientemente maciza y enamorada de él: Cuando estos dos se hayan puesto morados, se enfrenta el autor con la media mujer de su casa, pero sin dejar que llegue la sangre al río. Posteriormente se mezcla con el amigo homosexual y rubia, evitando (sin conseguirlo) que este se confiese enamorado del protagonista. Cuando todo esté bien caliente, se añade la pizca de cantautor cubano y se deja reducir hasta que suene el teléfono. Se sirve durante un eclipse del ochenta por ciento.

41fftxyimtl-_sx324_bo1204203200_
EDAF, 2006

Leer fragmentos del libro

Reseña en El cultural

 

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑