Ian Curtis, culpable

Empecé a redactar este correo para venderte nuestra actuación del próximo sábado. Que vinieras, de buen rollo. Dicen que va a llover. Y que hay fútbol. Quería ser amable y educado, dorarte la píldora, darte pena y que acudieras para que no nos quedásemos solos. Pero he cambiado de idea. Seguramente la culpa la tengaSigue leyendo “Ian Curtis, culpable”