Agradecimientos

La verdad es que este es un libro que nace de una obra de teatro que fue un vídeo que fue un texto que escribí durante las navidades de dos mil ocho cuando Josito me dijo “Escribe” y me tomé un Rioja con Lino y Anacreonte en La taberna de Cunqueiro, el de la luz de las ciudades sumergidas, y, aunque no fuese el mismo día, luego tomamos una tapa de tortilla y otro vino mientras me estrechaba la mano y me decía que Cuba era un sentimiento y se tocaba la cabeza y sonreía diciéndome que allí es donde estaba Cuba, que Homero es Dios y yo no podía entenderlo, me decía mientras apretaba mi mano, le miraba a los ojos y repetía: Homero es Dios y me dices un poeta y yo te digo Anacreonte. Homero es Dios y bebimos cava con la comida porque este libro está escrito entre el bar O´Delito y La solana, unas navidades que me levantaba a las ocho y hacía ejercicio y volvía a desayunar y escribía hasta que los gatos me levantaban de la silla y comíamos algo y volvíamos a escribir y el mundo estaba de vacaciones y en la calle había luces que lo adornaban todo y el mar del Orzán acariciaba la playa.

Escribí un poema

Hoy,
dos de enero,
sigue siendo tu cumpleaños.
Empiezo a disfrutar de las olas,
de la espuma de las olas,
cuando rompen
en la playa
y me quedo mirándolas
de la forma que tú lo haces.

Hoy, sigue siendo tu cumpleaños.
Tengo que llegar a casa
y doblar la ropa
la ropa no
las toallas
esas toallas que siempre están húmedas
y entran y salen de la lavadora
con ciclos que nunca entiendo.

Hoy es tu cumpleaños.
Como cada dos de enero
alimento y entretengo a los gatos
mientras tejo un plan alternativo
por si todo sale
o nada.

Hoy,
tu cumpleaños,
todos te echamos de menos.

y volví a casa con nuevas ideas y terminé un texto que era un monólogo demasiado largo en el que un tipo decidía encerrarse en su casa y grababa en vídeo todo lo que piensa, que son cosas que yo no sabía que sabía y que yo no sabía que quería decir, pero que a Josito y Anacreonte les gustaron y fue Rubén quien dijo que se haría la obra y me alegré, aunque estaba seguro de que no lo había dicho todo y eso que el monólogo era demasiado largo y tenía que recortarlo y estuve pensando mucho tiempo cómo hacerlo, peleándome con la vida hasta que descubrí que esto es un (mono)diálogo y lo había olvidado porque la vida es una sucesión de interferencias, afortunadamente, porque si no, no habría publicado, en el suplemento Culturas de La Voz de Galicia el 22 de diciembre de 2007, es decir, un año antes, bajo el título “Todo sigue igual”, una reseña sobre El asco de Horacio Castellanos Moya, que es una novela que está escrita, también, como un (mono)diálogo y sobre la que dije

Seguir leyendo “Agradecimientos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑