El hombre sin amor

Limónov pertenece a ese grupo de autores interesados en que no se pueda distinguir entre su vida y su obra porque consideran que su mejor obra es su vida y «[e]n la vida —escribe Tania Mikhelson en el epílogo—, como en la literatura, todos los géneros son buenos excepto los aburridos. Y Limónov los barajó y los probó sin prejuicios, cambiando de género cuando este empezaba a cansarlo; es decir, a fallarle como estrategia vital». 

Este texto es un fragmento de la reseña publicada en La Opinión de Málaga el domingo 27 de septiembre de 2020. Puedes leerla aquí.

Feliz lectura,
Pedro Ramos

Limónov, que escribe como habla, aquí no escribe, dispara, convirtiendo «cada relato en una novela instantánea».

Si te interesa este libro quizá estés interesada en participar en nuestro club de lectura online “Libros en el taller“.

Todas las semanas, recomiendo una lectura. ¿Quieres recibir la recomendación en tu correo electrónico? Únete a mi lista.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Publicado por Pedro Ramos

Escritor y profesor de escritura. Más en www.lau2.org