Limónov

Leí Limónov de Carrère durante un viaje a Barcelona. No es su mejor libro. Me gustó mucho más El adversario, su obra más conocida. Todo el mundo habla maravillas de la biografía que hizo de Philip K. Dick. Tengo que leerlo.

Limónov, poeta, punki, huyó de la Unión Soviética para esconderse en New York. Allí paso de ser vagabundo a mayordomo de un millonario. En París, lo contó en forma de libro, El poeta ruso prefiere los negros grandes, y se convirtió en un escritor de éxito. Decidió luchar, no es una metáfora, junto a los serbios en la Guerra de los Balcanes. Después, volvió a Rusia para fundar un partido bolchevique para enfrentarse a Putin. Fue encarcelado por tentativa de golpe de Estado. Su partido, prohibido. No dejó de escribir en ningún momento.

La obra de Limónov ha sido calificada como renovadora de la literatura rusa. Rusa. Limónov huyó de Rusia, cuando todavía era la Unión Soviética, corrió sus peripecias en New York, las publicó en París. Literatura rusa.

Limónov no quería renovar ninguna literatura. Quería la fama. En esto coincido con Carrère.

“Escribir no había sido nunca para Eduard [ser refiere así a Limónov] un fin en sí mismo, sino el único medio a su alcance de alcanzar el verdadero objetivo, hacerse rico y famoso, y al cabo de cuatro o cinco años en París se dio cuenta de que quizá no lo alcanzase”.

Todo personaje es una simplificación. Si queremos meter la vida entre palabras, al final, lo que tenemos que hacer es eso: simplificar. No importa que sea una novela, un cuento, un poema, un artículo de opinión o un artefacto. Simplificar. Y en eso, quizá, este todo explicado: simplificamos nuestras ideas, nuestro pasado, incluso nuestra prosa, para escribir nuestra propia historia y dotarla de sentido.

La ficción tiene reglas; la vida, no.

Este texto es un fragmento del artefacto publicado en La Opinión de Málaga el sábado 11 de julio de 2020. Puedes leerlo aquí.

Felices lecturas,
Pedro Ramos

Carrère me divierte. Es un pequeño burgués, él mismo lo reconoce, con bastantes limitaciones a la hora de escribir. Sus mejores libros son biografías en las que él se sitúa en el centro del foco. Autoficción antes de que el mercado inventara la etiqueta. Un amago de documental, con las ventajas que le otorga la literatura.

Si te interesa este libro quizá estés interesada en el curso de autobiografía.

Todas las semanas, recomiendo una lectura. ¿Quieres recibir la recomendación en tu correo electrónico? Únete a mi lista.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Publicado por Pedro Ramos

Escritor y profesor de escritura. Más en www.lau2.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s