Cómo mejorar un relato

Seguro que a ti también te ha pasado. Llega la inspiración y sientes el arrebato de ponerte a escribir y la intuición te lleva por unos derroteros que desconocías hasta que crees que has llegado al final y te detienes. Exhausto. Y entonces lo corriges, es  decir, le quitas los gerundios y las cacofonías y dices “Ya está”.

En este artículo quiero ayudarte a corregir tu relato un poquito mejor. Desde lo más abstracto hasta lo más concreto. Básicamente, se trata de lo que hace un lector editorial o lo que hacemos en los talleres cuando compartimos un relato. Claro que la mayoría de los textos que trabajamos en los talleres tienen errores de estilo, sí, pero esos son los más fáciles de corregir. Este artículo quiere ayudarte a saber si tu relato se sostiene. Además, pretende hacerte reflexionar y descubrir nuevos aspectos sobre tu proceso creativo. Ojalá lo consiga.

1. Déjate llevar

Esta es la parte más fácil de la escritura, la que todos practicáis. Tenemos una idea, un impulso y nos lanzamos. Así que te pones manos a la obra y escribes el relato de una sentada. Si es un relato corto es posible que lo hagas de una sola vez. Si es un poquito más largo, quizá te lleve dos o tres sesiones, pero recuerda: no corrijas en esta etapa. Mi consejo es que no vuelvas atrás, que sigas avanzando, te dejes llevar sin pensar en faltas de ortografía, sinónimos y demás interferencias. No pares hasta que le pongas el punto y final. ¿Por qué? Porque tu cerebro funciona de forma distinta en modo creación que en modo corrección. Sigue, sigue y sigue hasta que escribas el punto y final.

Perfecto. Ya tienes el primer borrador. Si es un relato, no debería haberte llevado más de una semana. En los talleres esta suele ser la media. Es una media elevada, sí, pero teniendo en cuenta que estamos empezando, y que vamos a tirar muchos de estos relatos a la papelera, es mejor que sobre que no que falte.

2. Primera corrección

Una vez que has puesto el punto y final al borrador es el momento de hacer una primera corrección. Por muy vanguardista y rompedor que seas, respeta las normas de edición habituales, corrige las faltas de ortografía, elimina las cacofonías y revisa los gerundios y los famosos adverbios “mente”.

En este punto, la mayoría dais por terminada “la escritura”. Error. Lo que tienes ante ti es sólo un borrador. Podrá ser mejor o peor, pero es sólo eso: un borrador. Ahora empieza lo más difícil.

3. Déjalo reposar

Deberías dejar reposar este borrador hasta que puedas volver a leerlo con una mirada más fría, distante, como si no lo hubieras escrito tú. De todas formas, no debería pasar mucho tiempo entre la primera escritura y su posterior corrección. También es verdad que si el relato salió muy torcido será muy difícil arreglarlo por poco o mucho tiempo que pase. Al menos en mi caso, cuando he querido volver a meterle mano, no he sabido por dónde hacerlo y he devuelto ese cuento al cajón. Afortunadamente, ideas no me faltan y me he puesto con el siguiente. 

Pero supongamos que has dejado reposar tu borrador y vuelves a leerlo y piensas que está tan bien escrito que parece que lo ha escrito otro. Pues bien, entonces ha llegado el momento de corregir en serio. ¿Y eso qué quiere decir? Primero, que imprimas tu texto y, segundo, que tengas en cuenta los siguientes aspectos.

S1ewJioA7e_1256x620

4. El tema

¿De qué trata la historia que has escrito? Para responder a esta pregunta es necesario leer entre líneas, profundizar un poco en el relato. Tendrías que ser capaz de referirte a él con una o dos palabras, una frase corta como mucho. Y claro, toda obra que se precie, por muy breve que sea, tocará más de un tema, pero ¿cual es el principal? La respuesta nunca es sencilla porque tiene grandes dosis de subjetividad. Mi consejo es que elijas el que esté íntimamente relacionado con el protagonista y, al mismo tiempo, abarque lo máximo posible, como un paraguas que cubre la historia que acabas de escribir. Ese es el tema principal, la sustancia que debería quedar y que no es fácil de distinguir, como los matices de un vino. El tema principal también está relacionado con el mensaje que el escritor, tú, quiere transmitir, pero el mensaje, si no estamos leyendo un panfleto, tiene que ser subterráneo, no explícito.

Por ejemplo, el tema de “La dama del perrito” es el amor, sí, pero sería más preciso decir que es la infidelidad y, ya puestos, ¿por qué no la hipocresía? Yo me quedo con este último como tema principal. Creo que incluye a los anteriores, la historia de amor que lleva el peso de la trama y la radiografía de la sociedad que hace Chéjov en su cuento.

Bien, ahora que ya has visto un ejemplo, es el momento de que decidas cual es el tema de tu borrador. ¿Para qué? Para después, durante la corrección, pulir el texto alrededor de este tema principal, añadiendo o quitando, según corresponda. Y si lo has hecho muy bien y no necesitas corregir nada sobre el tema, al menos, ya sabes qué contestar cuando un amigo te pregunte sobre qué trata tu último relato.

Si te interesa profundizar en el concepto “tema”, escríbeme y te enviaré una lista con los temas más utilizados en la literatura clasificados según el gran escritor Augusto Monterroso.

5. La trama

Lo siguiente que me gustaría que revisaras es la trama. Todas las historias tienen presentación, nudo y desenlace. Todas. Sean cortas o largas, series de televisión o tetralogías, los humanos contamos las historias de esta manera. Y me da igual que empieces la historia por el principio, el medio o el final, tienes que presentar a los personajes, llevarlos para acá, traerlos para allá y dejarlos marchar cuando hayan conseguido (o no) su objetivo. Punto y final. Eso es la trama: la serie de situaciones que atraviesa el protagonista de la historia. Y, por muy pocas cosas que pasen en una historia, algo tiene que pasar.

¿Cual es la trama de tu relato?, ¿está tu protagonista bien perfilado, se transforma? ¿Y el nudo? Recuerda que tu historia tiene que moverse siempre hacia adelante, incluso cuando haces un flashback es para facilitarle una información al lector que le permite seguir avanzando.

Aquí tienes como ejemplo el resumen de “La dama del perrito”.

Yalta, en un balneario a orillas del mar Negro, 1899. Gurov, no ha cumplido los cuarenta, casado, padre de tres hijos, infeliz en su matrimonio, considera a las mujeres una raza inferior. Gurov tiene una aventura con Anna. Anna es joven, también casada y siente culpabilidad. Ambos regresan a sus ciudades de origen, Moscú y S, a sus vidas, pero Gurov no deja de pensar en Anna. Está tan raro que la esposa de Gurov sospecha. Gurov está a punto de contárselo a un compañero de trabajo. No lo hace. Gurov decide ir a buscar a Anna a S. Allí, después de una breve investigación, la encuentra. Gurov y Anna vuelven a enrollarse y Anna empieza a ir a verlo a Moscú cada dos o tres meses. Gurov lleva una doble vida, la que cree que llevan todos sus vecinos. Pero Ana no es sólo su amante. Gurov, a quién le han empezado a salir canas, se da cuenta de que se ha enamorado por primera vez en su vida. El final, abierto, nos plantea dos opciones, uno, Gurov y Anna van a comenzar una nueva vida juntos o, dos, seguirán con su doble vida.

Ahora, haz el resumen de tu texto y asegúrate de que no te has ido por las ramas. Corrige y elimina todo lo que sea innecesario para contar la historia que quieres contar. No te adornes, no aburras al lector, no le dejes con ganas de saber cómo termina. Los lectores no se merecen eso.

Una vez que tengas el resumen, vuelve a corregir tu texto pero esta vez quiero que aumentes la tensión del mismo. Si decíamos que por muy poco que pase, algo tiene que pasar en tu relato. Lo mismo sucede con la tensión: por muy poca que sea, la tensión debe ir creciendo hasta alcanzar el punto máximo en el clímax. Por eso se llama así.

Los principales errores a este respecto consisten en abarcar un largo periodo de tiempo en la vida del protagonista. En un relato, entramos sin avisar, estamos un breve espacio de tiempo y, tras asistir a un hecho más o menos importante para el protagonista, le abandonamos a su suerte. Revisa la trama y piensa si puedes concentrarla aún más. ¿Puedes condensar toda la historia en una tarde? ¿Es necesario que tus personajes se vean tres veces?, ¿no bastaría con un sólo encuentro para ajustar cuentas? En este sentido, las elipsis tienen mucha fuerza no lo olvides.

Si necesitas más información sobre cómo se hace un resumen te recomiendo que consultes este artículo. Espero que te sea útil.

1927_borges-cronicas-marcianas1

6. No expliques, muestra

Aquí viene otra vuelta de tuerca. Si te creías que con la corrección anterior ya tenías la estructura del relato perfecta ahora quiero que lo revises todavía más en detalle. Escena por escena.

Los autores primerizos tienden a explicar sus historias dentro y fuera del papel. Si tu historia está bien escrita, no es necesario que argumentes nada. Son los personajes quienes hablan por ti. Y lo tienen que hacer con sus acciones, sus diálogos, sus propios pensamientos, es decir, será necesario que tarde o temprano construyas una escena. Un relato puede consistir en eso, una escena y ya. Crear escenas no es fácil. Demasiadas descripciones, diálogos que no van a donde tienen que ir o no suenan verosímiles. Recuerda que las escenas también tienen que tener su presentación, su nudo y su desenlace y que tampoco puede sobrar nada.

Revisa una a una todas tus escenas, tus resúmenes, ¿son necesarios? Recuerda que todo tiene que tener un sentido dentro del relato, si lo puedes eliminar y se sigue entendiendo la historia principal, tienes que quitarla.

¿Problemas para escribir escenas? Escríbeme si quieres recibir una propuesta de escritura y fijar los conceptos.

7. El estilo

Y ahora sí, cuando hayas llevado tu relato a este nivel, es el momento de asegurarte de que cada palabra es la palabra que tiene que ser, que los verbos son precisos, que no abundan los adjetivos ni los adverbios, que utilizas los gerundios correctamente, que no hay rimas internas, que está puntuado tal y como lo lees en voz alta y otros muchos detalles que se interpondrán entre tu texto y el lector.

Ahora sí has escrito un relato. Y es el momento de que el mundo lo conozca. Cómo hacerlo es otra historia.

No olvides comentar qué te ha parecido este artículo.

Feliz escritura,

Pedro

Publicado por Pedro Ramos

Escritor y profesor de escritura. Más en www.lau2.org

6 comentarios sobre “Cómo mejorar un relato

  1. Pedro, gracias por compartir estos consejos de escritura.
    Los tendré en cuenta.
    Lo que necesito es tiempo para escribir y corregir.

    Un abrazo
    L

  2. Muchas gracias por esta actitud tan generosa ,ofreciendo tantos datos sobre lo que parece elemental en la escritura de un relato ,pero que a los principiantes nos resulta tan difícil.Un placer leerte pedro.
    Lidia

Responder a L.P. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s