Baloncesto

Hoy no voy a hablar de libros ni de mascotas. Hoy quiero reivindicar un deporte que me ha hecho vivir grandes momentos, emocionarme y creer que los humanos, por mucho dinero que tengan, fama o repercusión mediática pueden seguir sintiendo respeto, compañerismo y solidaridad. El domingo, se jugó una de las finales más emocionantes que yo he visto. Eslovenia contra Serbia. Pudo ganar cualquiera. Hubo nervios, tensión, errores arbitrales y sólo uno se volvió para casa con la medalla de oro. Cuando terminó la final, se produjo este momento. Ahí estaba, enorme en todos los sentidos, Gasol, el lesionado Doncic, Bogdanovic y Dragic. Los cuatro jugadores más importantes del campeonato, rivales en el campo, salían abrazados y conversando. Baloncesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: