Mi horario de escritura

Con septiembre a la vuelta de la esquina, llega el momento de decidir cuándo y cómo empezarás tu proyecto literario. Sea escribir un cuento, un libro de cuentos o la tan ansiada novela, todo pasa por una sola palabra: planificación.

La mayoría de los mortales estamos sometidos a un horario. El trabajo, los niños, las actividades varias que se nos ocurren para llenar el tiempo libre configuran nuestro día a día. Y si quieres escribir, aunque sea un diario personal, tendrás que buscarle un hueco en tu agenda. Si además, lo consigues hacer siempre a la misma hora, desarrollarás un hábito y entonces ya no habrá quien te pare.

Supongamos que eres una persona muy muy muy ocupada y que sólo puede dedicar a la escritura el tiempo justo para escribir una página. En un mes, tendrías 20 (te dejo descansar los fines de semana), en nueve meses, 180 páginas. ¿Qué te parece?

En mi caso, cuando estoy con una novela, me levanto a las siete de la mañana, me preparo una infusión, cojo una o dos galletas (si son caramelizadas, mejor) y me voy directo al ordenador. Abro el procesador de textos y estoy frente a esa pantalla hasta las diez.

No abro el correo, ni el navegador, ni Facebook, ni si quiera tengo el móvil en la misma habitación. Nada de distracciones. Si necesito consultar un diccionario, lo hago en su versión en papel. Si me surge una duda sobre tal o cual dato, lo anoto para consultarlo más adelante. Intento rentabilizar al máximo esas tres horas. Las dedico a crear. Fíjate que no digo “escribir”. Estas tres horas, hay días que no puedo dedicarle más, son para la novela. Sé que muchos os creéis multitarea, pero probad una temporada a zambulliros durante un periodo de tiempo en una sola idea. Lujos del siglo pasado.

Male Hand Pointing A Social Media Logotype Collection Printed An
Evita cualquier distracción mientras escribes.

 

Claro que a mí me funciona de esta manera y a lo mejor tú eres de los que prefieren trabajar de noche. No lo sé. Lo importante es que lo hagas siempre a la misma hora y el mismo tiempo. Que lo hagas de una manera constante y con objetivos a corto plazo. Estos objetivos, que yo llamo “metas volantes”, variarán según tu objetivo final: un cuento, un libro de cuentos o una novela.

Constancia y objetivos a corto plazo que puedas cuantificar. Disciplina. Picasso lo dijo de una forma mucho más poética: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.” Yo a lo máximo que he llegado es a esta especie de mantra. Repite conmigo:

Después de/ Antes de [algo que ya haces] voy a dedicarle a mi proyecto [el tiempo que creas que puedes conseguir]

En mi caso, como ya te he explicado sería

Antes de entrar en modo oficina voy a dedicarle a mi proyecto 3 horas.

Y tú, ¿cómo prefieres hacerlo? Publica un comentario/mantra que te sirva como buenos propósitos.

Si no sabes planificar tu proyecto literario, solicita una tutoría gratuita. Puede ser online o presencial.

Anuncios

Un comentario sobre “Mi horario de escritura

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: