Vonnegut, Big Data, Netflix y Jay Asher

Antes de que un algoritmo le dijera a Netflix cómo debía ser su nueva serie de éxito, Por 13 razones, un equipo del  Laboratorio de Historias Computacionales de la Universidad de Vermont en Burlington (EE.UU.) analizó la carga emocional de 1.327 novelas y descubrió que había 6 patrones principales. Kurt Vonnegut, el autor de Matadero cinco, tenía razón.

Desde el griego Aristóteles, pasando por el ruso Propov, hasta que el yanqui Vonnegut en 1946 presentó su tesis On the Fluctuations between Good and Evil in Simple Tales en la Facultad de Antropología de la Universidad de Chicago han sido muchos autores los que han estudiado de qué están hechas las historias. Ha tenido que venir un informático para hablarnos de emociones. De que, desde que el hombre es hombre, podríamos clasificar todas las historias que leemos/escribimos, según su arco emocional, en 6 tipos. Algo que explicó muy bien Vonnegut (por cierto, en la Universidad de Chicago le dijeron que aquello era demasiado divertido para ser verdad) en el vídeo que hay al final de esta entrada.

Clasificación de las historias según su arco emocional

Los chicos de la Universidad de Vermont, en 2016, inspirados por un artículo de Vonnegut publicado en español en Un hombre sin patria, analizaron los 1.327 títulos que habían sido descargados más de 150 veces desde la web Proyecto Gutenberg. Según explican ellos mismos “Advances in computing power, natural language processing, and digitization of text now make it possible to study a culture’s evolution through its texts using a big data lens”. Pues eso. Lo mismo que hace Amazon, Facebook y Google para colocarte los anuncios que mejor van con tus tendencias de consumo deducidas a partir de tus mensajes, búsquedas y reciente navegación. Bromas aparte, que esto es muy serio, este trabajo muestra la distribución de palabras positivas o negativas, emocionalmente hablando, a lo largo y ancho del texto. Y confirma, empíricamente, lo que (ya lo verás al final de esta entrada) había dicho Vonnegut. Los 6 tipos de historias, según su arco emocional y el ejemplo que citan todas las webs que hablan de esto, son:

1 Siempre hacia arriba. Por ejemplo, una carrera de éxito. Las aventuras subterráneas de Alicia

2. Siempre hacia abajo. Cualquier tragedia que se te ocurra. Por ejemplo, Romeo y Julieta.

3. Vamos a menos y luego a más. Soy un tío normal, me meto en un lío, más lío y consigo salir poco a poco. Mr. Vonnegut la llama “hombre en el pozo” es perfecta para thrillers.

4. Vamos a más y luego a menos. Es la carrera hacia el éxito, pero volvemos donde estábamos al principio. Espero que no sólo los académicos me entiendan si hablo del mito de Ícaro.

5. Un poquito hacia arriba, mucho hacia abajo y nos disparamos a infinito de lo bueno, lo mejor. ¿Un ejemplo? Cenicienta.

6. Lo mismo, pero al revés: abajo, arriba, abajo y tienes tu Edipo. Sí, otro mito griego, ¿qué quieres que le haga?

Las imágenes son de Jason Underwood (a pesar del apellido, creo que no es un pseudónimo y es un chico australiano muy sonriente)

Por 13 razones

¿Qué te parece? Así que el pobre de Vonnegut, además de dar clases de escritura creativa y escribir un par de novelas más que interesantes, tenía razón. No sólo eso, en el vídeo que verás más adelante, llega a decir “No hay motivo por el que los ordenadores no puedan ser alimentados con estas sencillas formas. Son preciosas”. Seguro que a Netflix le hubiese encantado ficharle como guionista para Por 13 razones (13 Reasons Why).

Me imagino la situación. El algoritmo, dice el productor, indica que nuestros usuarios visualizan películas ochenteras y a los más jóvenes les hace gracia la Era analógica. ¿Qué más tenemos por aquí? Ah, sí, un caso de acoso escolar. Y no compliques mucho los personajes. ¿Cómo los llamáis vosotros? Eso, estereotipos. ¿Podría la chica estar muerta desde el principio? Claro, diría Vonnegut que sólo tendría una pregunta para el productor: ¿Emocionalmente hablando? Y el productor, rápido, directo, contestaría: Una cosa sencilla, eso que tú llamas “hombre en el pozo”.

Lo que no he leído en la mayoría de las reseñas es que la serie está basada en el bestseller homónimo de Jay Asher. Se publicó en el 2007 en USA y, en España, la editorial Ambar lo hizo en 2009. En el enlace puedes leer también comentarios y noticias pre-Netflix que te permitirán hacerte una idea de la repercusión que tuvo la novela y como los medios y los lectores cambiamos de idea según el envoltorio. Por cierto, Nube de tinta acaba de publicar el mismo libro utilizando la salida de la serie.

Una última pregunta, ¿crees que Jay Asher usó el algoritmo de Netflix? Si quieres conocer las dudas que tuvo el autor con el final de su novela (cuidado, obviamente, contiene spoiler), puedes leerlo aquí.

Ahora mismo voy por el capítulo 5 de la serie. Empezó muy bien, pero empieza a flojear. Prometo actualizar esta entrada cuando termine de verla.

Y ahora el vídeo de Vonnegut. Te va a gustar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: