Mrs. Dalloway

La señora Dalloway, un día puede ser todos los días

En estas fechas que todo el mundo recomienda lo mejor que ha leído y demuestra lo muy puesto que está en la actualidad editorial, yo no quería ser menos y os voy a recomendar una novela que, creo, es muy actual. Una novela que se publicó en 1925. La señora Dalloway de Virginia Woolf.

¿Qué?

Ambientada en la sociedad inglesa del verano de 1923, La señora Dalloway es un drama romántico, dotado con la profunda penetración psicológica que tiene toda la obra de Virginia Woolf.

La trama es muy sencilla: un día del mes de junio de Clarissa Dalloway. Ella, Clarissa, a sus cincuenta y dos años vive inmersa en obligaciones y quehaceres propios de su condición (burguesía británica). Este día en concreto, debe encargarse de organizar una fiesta, pero un rencuentro le hará recapacitar sobre las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. ¿Acertó cuando, treinta años antes, se casó con el político Richard Dalloway? ¿No hubiese sido mejor la vida romántica y aventurera que le proponía su otro pretendiente?

Un simple paseo, la toma de decisiones triviales, sirven de excusa (primero a Virginia Woolf, luego a tantos otros) para preguntarse por quién gobierna nuestros destinos, en qué nos convertimos o por qué acabamos siendo la copia exacta de lo que nunca quisimos ser.

Ésta es, a grandes rasgos, la trama de Mrs. Dalloway. Podría parecer una historia simple y muy tratada, pero no es así. O no lo era en aquella época y, según mi opinión, todavía no ha sido superada en otros muchos aspectos. Por ejemplo en el magistral empleo de la analepsis (flashback en inglés) para introducir fragmentos de la infancia y juventud de la protagonista, sin que en ningún momento perdamos la situación temporal o espacial del relato. Lo más curioso es que para hacerlo Virginia Woolf tuvo que recurrir a elementos típicos del cine: montaje, close-ups y los cortes rápidos. Un arte que por aquella época acababa de nacer.

¿Cómo?

Esta novela no es un experimento afortunado de Virginia Woolf, sino el producto de su investigación sobre un tipo de personaje superficial y dependiente, inmerso en una vida insustancial y que sobrevive a base de no mirar atrás: Clarissa Dalloway. Basado en una amiga de la infancia, Kitty Maxse, la Woolf realizó varios cuentos (el primero de ellos Mrs. Dalloway en Enlace Street publicado en 1923) hasta que se atrevió, o no pudo evitar, escribir la novela.

No contenta con los resultados que estaba obteniendo y con la intención de darle más profundidad al personaje de Clarissa, Virginia Woolf le construyó unas memorias, procedimiento que hoy se utiliza para la construcción de teleseries y en la escritura profesional de guiones.

¿Por qué?

Para Virginia Woolf su novela era “un estudio de la locura y el suicidio; el mundo visto por el sano y el insano de lado a lado”. Teniendo en cuenta cómo terminó la Woolf, es fácil imaginar a que la ideal del suicidio de la protagonista tuvo que ser difícil de escribir. Para ello la Woolf tenía que enfrentarse a sí misma, buscar en su interior lo que le estaba pasando. O no.

Espacio y tiempo

Otro acierto: La señora Dalloway se desarrolla en un solo día de la vida de los protagonistas, lo que se transforma en una sensación de estar viviendo en tiempo real la trama. Pero todo lo anterior, que no es poco, no habría servido para nada sin el marco Londinense al que decidió circunscribirse. Esa ciudad, lejana y añorada para Virginia Woolf, se llena –a través de la percepción de sus personajes– de tonalidades, ruidos, olores, formas; y gracias a esta solidez, a estos localismos, la novela toma cuerpo y nos ayuda a creer en lo que se nos está narrando porque se convierte en una historia universal.

Todo este proceso, que hoy en día da por hecho cualquier estudioso de su obra a pesar de que pueda no ser verdad, para ella no se hizo evidente hasta el momento de entregar la versión final a la imprenta. En el último momento, Virginia Woolf, consciente de que toda la novela giraba alrededor del personaje de Clarissa, decidió que la novela aparecería con el título de Mrs. Dalloway, La señora Dalloway en español. El título que aparece en los borradores, más abstracto, era “Las horas” (título que Michael Cunningham rescataría para escribir una gran novela de la que hablaré más adelante)

La señora Dalloway, la película

No quería terminar esta “entrada” sin mencionar una de las adaptaciones cinematográficas de esta novela: Virginia Woolf’s Mrs. Dalloway, distribuida en España como Mrs. Dalloway, está escrita para la pantalla por Eileen Atkins, actriz y co-creadora de la genial “Arriba y abajo”, fue dirigida por Marleen Gorris y protagonizada por Vanessa Redgrave, una de las mejores actrices británicas de todos los tiempos, incluso han tenido a bien otorgarle un Oscar de la Academia.

Esta versión de La señora Dalloway, realizada en 1998, es un reflejo fiel de la novela que le da título. Sus principales virtudes son una puesta en escena casi teatral, unos diálogos muy bien llevados y la calidad indiscutible que consigue el cine británico en la mayoría de sus producciones de época.

No es casualidad que Eileen Atkins haya sido la responsable de la mayoría de las adaptaciones de las obras de Virginia Woolf, ya sea para televisión, teatro o cine en Gran Bretaña.

Quizá por eso, como agradecimiento, Stephen Daldry (el responsable de la adaptación cinematográfica de Las horas que también trataremos más adelante) decidió darle un papel en Las horas: Bárbara, la dueña de la floristería donde Clarissa Vaughan, la protagonista de una de las tres historias que forman la trama, compra las flores.

Anuncios

4 comentarios sobre “Mrs. Dalloway

Agrega el tuyo

  1. Ay, Pedro, me gustaría tanto que leyeras mi cuento “Todos los mares llevan a Virginia”. Es una de mis escritoras más entrañables.

    Pasa un buen fin de año.

    Te abrazo.

    K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: